Google, la principal fuente de información de los estudiantes

Las nuevas formas de estudio deben tener en cuenta qué fuentes de información son las más adecuadas y que hay vida más allá de Google

El conocimiento actual es transversal y lo de saber mucho de una sola cosa ya no se lleva, ya que hay muchísimas formas de aprender cosas nuevas, adquirir competencias y acceder a recursos para informarse sobre innovaciones y nuevos datos.

Solo hay que consultar cualquier oferta de trabajo actual para comprobar que las competencias y requisitos se han ampliado, ya que, en la era de la tecnología y del cambio constante, se da por hecho que los profesionales están en continua formación y ampliación de conocimientos y competencias.

A raíz de esta idea de que todos debemos saber un poco de todo, se genera una cuestión bastante crucial: ¿Vale cualquier información o recurso para formarse y acceder a nuevos conocimientos?

¿Es Google un competidor para los profesores?

Es la idea que el profesor de Derecho de Internet de la Universidad de Harvard, Jonathan Zittrain, compartió en la pasada edición de enlightED en el South Summit, sobre cómo nos hemos dejado cegar por Google y recurrimos a él para todo tipo de cuestiones, extralimitando sus funciones como una herramienta de búsqueda más, y no una fuente de saber.

Bajo este enfoque incorrecto, muchos estudiantes hacen frente a sus retos educativos y prescinden de la guía y asesoramiento que les puede proporcionar un docente o experto en un tema concreto, bajo una perspectiva didáctica.

Esta situación pone en alerta sobre cómo impacta la tecnología en las aulas, si no se plantean las directrices y pautas correctas para la educación y futuro desarrollo profesional, sobre todo concienciando a los estudiantes del uso responsable y de las limitaciones de ciertas tecnologías, como la inteligencia artificial, que pueden ser imprecisas o cribar datos que no entienden.

Por tanto, es el momento en que docentes y empresas analicen y comprendan las nuevas formas de estudio y lo tengan en cuenta, tanto a la hora de ofrecer conocimiento de calidad y actual, así como inculcar las competencias necesarias para que la búsqueda de información sea amplia, razonada y adecuada a cada objetivo.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*