Más del 90% de las profesiones de la UE requiere ya alguna competencia TIC

El instituto CODING calcula que antes de 2020 habrá una escasez de hasta 900.000 profesionales de TIC en toda Europa

Más del 90% de las ocupaciones profesionales en la Unión Europea (UE) ya requieren alguna competencia en Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), según el Informe Immune sobre el estado del Coding, que afirma que el número de puestos de trabajo que requieren habilidades tecnológicas aumentará en 16 millones para el año 2020.

En esta línea, el texto elaborado por el instituto de coding también apunta que la demanda de profesionales cualificados en el sector TIC crece un 3% cada año, pero no se ve cubierta por el número de graduados que salen de las universidades españolas.

“Esto se traduce en una brecha entre la oferta de empleo y el talento disponible que resulta difícil cubrir”, agrega Immune en un informe, en el que advierte de que “si nadie toma cartas en este asunto, antes de 2020 habrá una escasez de hasta 900.000 profesionales de TIC en toda Europa”.

A este respecto, añade que a la escasez de talento formado hay que sumar que los perfiles profesionales del sector TIC “se redefinen a un ritmo mucho más rápido del que es capaz de adaptarse el sistema educativo”. Todo esto se traduce en que el 41% de las empresas europeas que reclutan o intentan contratar especialistas en TIC tiene dificultades para cubrir las vacantes.

Immune subraya que la rápida evolución del sector TIC ha facilitado la creación de nuevos perfiles profesionales a medida que se desarrollaban nuevas tecnologías, como es el caso del coding, que ha cobrado especial importancia dado el impacto de las nuevas tecnologías en todos los sectores industriales.

Según el informe, actualmente la mayor parte de los desarrolladores lo consideran un hobby y un tercio de los desarrolladores profesionales reconoce que tiene menos de cinco años de experiencia.

DEMANDA Y OFERTA DESIGUALES

Por otro lado, el instituto destaca que el déficit de talento TIC en Europa ha ido ‘in crescendo’ en la última década y el bajo número de profesionales disponibles viene en gran medida de la falta de graduados. Así, en la Europa de los 28 se graduaron un 30% más de alumnos en Ciencias Sociales y Empresariales que en estudios STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés).

A esto se suma la brecha de género que muestra el sector de las nuevas tecnologías, donde las mujeres representan solo el 3% de los graduados en todo el mundo.

Asimismo, agrega que solo el 19% de los profesionales de TI españoles tienen las competencias necesarias para el desempeño de sus roles declarados. “El hueco que existe en la oferta formativa se suple con vías alternativas, que en muchos casos no cubren los estándares de calidad y conocimientos necesarios para generar a profesionales formados”, alerta.

El informe apunta que casi el 90% de todos los desarrolladores se reconoce como autodidacta a la hora de aprender un nuevo lenguaje, marco o herramienta, y entre los desarrolladores profesionales, casi la mitad afirma que ha realizado cursos MOOC (Massive Online Open Courses), mientras que una cuarta parte ha participado en algún hackathon para recibir formación.

Además, también señala que es habitual encontrar desarrolladores profesionales con una gran experiencia que no han completado un grado (12%), mientras que algo más del 9% ha completado solo la educación secundaria.

Con estos resultados, Immune subraya que el sector tecnológico tiene una clara necesidad de poner en marcha programas de formación desarrollados específicamente para cubrir esta demanda e incide en que la dependencia de los sistemas económicos mundiales de la tecnología para seguir creciendo y garantizando el bienestar social, hacen “ineludible replantear cómo generamos talento y qué tipo de talento estamos cultivando”.

“Alinear las vías de acceso a conocimiento con la demanda actual generando modelos prácticos que atraigan la atención de los más jóvenes; ajustar el desarrollo de habilidades sociales y conocimientos técnicos a la demanda de las empresas, y potenciar la innovación y el espíritu emprendedor, son algunos de los retos educativos actuales para formar a los profesionales del futuro”, agrega.

 

Te puede interesar:

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*