Los trabajos del futuro: Y por qué no… ¡ser piloto de drones!

Los drones nos han deslumbrado, despertando nuestra fantasía también en el ámbito laboral. Y es que un dron sirve para muchas cosas, no sólo para ‘perder el tiempo’ volando un aparato que mola mucho en un parque.

Realmente es un elemento que cada vez va a ser más necesario en muchos sectores como la agricultura, las infraestructuras o el transporte. O…la defensa de las naciones. Y no sólo eso: van a ayudar a reducir riesgos de accidentabilidad laboral, obtener información a tiempo real o gestionar digitalmente el mantenimiento de los activos en una empresa. Un dron empieza a ser un tesoro para muchos empresarios, aunque sigue siendo el gran desconocido.

Este reportaje se planteó en la línea ‘hazte piloto de drones que es la solución a todos tus males’ (laborales, el resto tendrás que solucionarlos por otras vías). Pero, al ir investigando, te das cuenta de lo interesante que es el mundillo dron y de lo que realmente puedes hacer con él.

Seguro que os preguntáis ¿Cómo una cámara que vuela puede generar negocio? Pues se está viendo que estos aparatitos pueden ser muy útiles para realizar tediosas tareas como comprobaciones en postes eléctricos, mantenimiento de placas solares,…pero también reducen costes, como en el caso de los levantamientos topográficos o servicios de fotografía aérea para los que antes se usaba una avioneta.

Y es que hay sectores para los que la innovación que supone introducir un dron podría cambiar por completo la forma de trabajo, como las  soluciones para el campo o impactantes servicios audiovisuales. Un dron puede llegar a donde el ojo humano no puede acercarse y, si lo hace, es a cambio de una cuantiosa suma.

–Estos RPAS tan prometedores–

Empieza a interesaros, ¿verdad? Seguro que ahora empezáis a ver a estos RPAS, que es como se llaman en lenguaje técnico, mucho más atractivos, sobre todo para los que sean aficionados al radiocontrol o a la robótica. Y es que un dron es lo típico de hacer de tu hobby una profesión.  Pilotar drones como trabajo, que te paguen por ello y con unas jornadas más reducida, pues no vas a estar 8 horas pilotando drones.

Que conste que no nos llevamos comisión del pilotaje de drones ni podemos ofreceros trabajo; sólo queremos demostrar cómo algo tan simple (o complejo) como un dron que graba imágenes está cambiando el día a día de las empresas.  Y puede significar tu futuro laboral.

 

¿Y para que podemos usarlo? Aquí algunos ejemplos

(De los usos que vamos a citar, muchos de ellos no pueden realizarte hasta el momento en nuestro país por falta de regulación legal. Hablaremos de eso en el siguiente apartado)

1.En Eventos

Los vimos en el último mundial de fútbol en Brasil sobrevolando la cancha, mostrando desde arriba el juego con los mejores ángulos. Recitales, desfiles de moda y hasta protestas, son captados por estos mini helicópteros que, como ventaja, pueden volar más bajo y más cerca de la gente que un helicóptero real. Los drones abren toda una nueva gama de posibilidades al fotoperiodismo y al cine.

  1. Repartidores

Esto parece realmente de ciencia ficción: en Rusia e Israel los drones ya se encuentran haciendo envíos de pizza. En china, la empresa de correo SF Express hace envíos a través de los pequeños helicópteros.

  1. En situaciones de emergencia

Los drones destacan por su efectividad en situaciones límites, especialmente en áreas que quedaron aisladas o de difícil acceso. Se ha demostrado ya su uso en zonas afectadas por desastres naturales. Su velocidad de vuelo permite recorrer áreas enormes en muy poco tiempo. Permitiendo llevar la ayuda necesaria, traslado de bancos de sangre o en una fase previa para evaluar la ayuda necesaria en la zona o la forma de acceder al lugar.

  1. Búsqueda de personas

La posibilidad de volar a poca altura junto con una cámara de alta calidad que transmite en tiempo real, permite el reconocimiento inmediato de personas perdidas en bosques o montañas, por ejemplo.

  1. Control fiscal

En Argentina los drones los utiliza el gobierno para sobrevolar terrenos que fueron declarados al fisco como improductivos. El área se sobrevuela y se corrobora si efectivamente no están construidos.

  1. Vigilancia fronteriza

España comenzará a utilizarlos a través de la Guardia Civil para controlar los ingresos marítimos. Asimismo, Estados Unidos está evaluando su uso para controlar la frontera Mexicana y así disuadir posibles inmigrantes ilegales y el tráfico de drogas.

  1. Fines geológicos

Los drones se utilizan para acceder a zonas peligrosas para el ser humano. Por ejemplo en los volcanes en actividad. Los drones son capaces de tomar muestras del interior del volcán y de las cenizas que emite, permitiendo predecir erupciones y así alertar con mayor anticipación a las poblaciones cercanas. Por otro lado, esa información también se utiliza para profundizar en la investigación científica del estudio del centro de la tierra.

  1. Manipulación de materiales nocivos

Permite la manipulación, limpieza y estudio de materiales nocivos para la salud de las personas. En Japón, en Fukushima, se utilizaron drones para obtener una vista precisa del interior del reactor nuclear con el objetivo de elaborar un plan de limpieza y prevención de futuras fugas. La utilización del dron en este caso fue fundamental, ya que se pudo acceder a zonas que ningún ser humano podría tolerar dado el alto índice de radiación en el área.

  1. Como satélites

Se investiga la posibilidad de utilizar drones para crear redes de internet en áreas donde aún no llega. Estos drones funcionarían con energía solar y podrían cumplir las tareas de los satélites pero más baratos y en una cobertura específica.

  1. Lúdico

Los drones están preparando el terreno para los juegos del futuro, permitiendo capturar imágenes reales de los diferentes escenarios del mundo.

 

Los retos y la ley en España

Hemos querido acercarnos a una empresa de drones para que nos cuenten cuáles son los inconvenientes que encuentran cada día para desarrollarse. Julio  Díaz, CEO y cofundador de UTW –Unmanned Technical Works http://www.utw.es/- empresa de servicios de ingeniería mediante el uso de drones, nos ha hablado de los grandes problemas a los que se enfrentan cada día para poder desarrollar su actividad, que está directamente relacionada con la reglamentación y la burocracia. ¡Qué raro toparnos con la burocracia en España! ¿verdad?

Dos son los grandes problemas con los que se están encontrando las empresas de drones para poder desarrollarse en España. Las limitaciones humanas y tecnológicas, y el marco legal. Eso sí, “una vez que sorteemos estas limitaciones el dron va a proporcionar un futuro laboral prometedor. Necesitamos de muchos tipos de perfiles profesionales para cubrir las necesidades del sector

Vamos con la primera. “No hay ninguna formación reglada de calidad para formar a profesionales en los drones, no solamente para volarlos, sino para programar los equipos que realizan una determinada tarea; profesionales que sean capaces de reparar un dron o hacer volar a estos aparatos para aplicaciones científicas concretas”, nos comenta Julio, ingeniero en aeronáutica al que le gustaría que “las escuelas de FP formasen a estos pilotos de drones o a los profesionales que deben programar estos equipos”.

El otro gran problema son las leyes que rigen el vuelo de los drones, tan restrictivas que es casi imposible sacarle la funcionalidad que tienen estos aparatos. “Una vez que tienes todos los permisos para volar un dron, para los que la empresa necesita registrarse como operadores en AESA (Agencia Estatal de seguridad Aérea), acreditando que dispone de pilotos con formación teórica y práctica certificada por una ATO – Approved Training Organisation -, haber creado su manual de operaciones, de mantenimiento, contar con sus seguros de RC…. Entonces ya puedes volar tu dron”. Pero ojo, volarlo sólo en la forma en que la ley te lo permite. Y aquí nos topamos con la ‘maldita’ burocracia.

–Limitaciones incompremsibles–

Vueles por ocio o de manera profesional en España, los límites que establece la actual ley son claros: nunca sobre núcleos urbanos de ningún tipo ni sobre aglomeraciones de gente (playas concurridas, festivales, carreras populares, verbenas, fiestas, etc.) ni de noche. Y siempre en condiciones meteorológicas buenas (visibilidad de al menos de 5 kilómetros), en vuelo VLOS (es decir, con el dron dentro del alcance visual del piloto), a no más de 500 metros de distancia horizontal del piloto y a un máximo de 400 pies (unos 120 metros) de altura.

Como veis, una ley bastante deficiente que está a un siglo de distancia de las funciones que ya están desarrollando estos drones en otros países.

 

Guardar

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*