José María Gómez Gras: Las diez ‘competencias clave’ para emprender

José María Gómez Gras. Director de Innovación y Transferencia. Catedrático de Organización de Empresas, Universidad Miguel Hernández de Elche

Ser emprendedor implica plasmar en la práctica iniciativas que son difíciles o entrañan algún riesgo, pero que son realizadas con motivaciones diversas: querencias, afinidades, pasiones o, globalmente, cumplir sueños. Por ello, indudablemente, en cualquier caso, es una decisión personal que ha de ser ponderada desde la convicción de querer hacer cosas diferentes, pero provechosas y sostenibles, más allá de la (famosa) zona de confort y en cualquier orden de la vida.

 

De ahí la significación del espíritu emprendedor para el progreso de cualquier sociedad (todavía más en tiempos de crisis), abriendo cotidianamente nuevas vías y proponiendo otros enfoques o sentidos a planteamientos o modelos agotados, que a todas luces conviene reinventar para abordar su sostenibilidad.

 

Y, particularmente, en los últimos tiempos, con ejemplos de enorme utilidad como el emprendimiento social, cuando abarca la solución de necesidades comunes pendientes, personales o colectivas y en cualquier ámbito o espectro de la sociedad.

 

Por tanto podemos desarrollar un comportamiento emprendedor en cualquier empresa e institución pública o privada y tanto por cuenta propia como por cuenta ajena (lo que viene denominándose “intraemprendedores”).

 

–El emprendedor se hace–

 

Ahora bien, son pocos los que discuten que, para ser emprendedor, conviene tener algunas capacidades, habilidades o actitudes especiales, por la ayuda que pueden brindar al propósito de plasmar una iniciativa en la práctica. Pero no es imprescindible que éstas sean innatas porque pueden ser desarrolladas con formación especial y atesorando experiencias diversas.

 

Incluso en nuestro entorno profesional podemos encontrar muchos casos personales conocidos que demuestran que se pueden adquirir y perfeccionar específicamente, a lo largo de la vida y por cualquier persona, pero siempre que tenga ganas de hacerlo.

 

Sin duda, para ello recomendamos aprovechar el paso por el sistema educativo universitario, atendiendo a las numerosas ofertas que existen de diverso contenido, aunque muchas veces suelen pasarnos desapercibidas al no darnos cuenta que pueden ser de gran ayuda en el propósito.

 

Así, por ejemplo, podríamos mejorar nuestro nivel con propuestas como: tareas en equipo, representación de estudiantes, organización y promoción de eventos, asociacionismo, voluntariado, networking, concursos de ideas o planes de negocio, prácticas en empresa y con emprendedores, desempeño en ‘junior empresas’, espacios de coworking e incubación, trabajos de especialización profesional, movilidad internacional, talleres motivacionales, formación competencial y específica, etc.

 

Y, además, conviene recordar que habitualmente cualquiera de estas ofertas universitarias relacionadas son gratis (salvo excepciones sin coste explícito), o por una cantidad irrelevante desde un balance prestación-contraprestación en cada caso o lugar, gracias a la promoción pública o a la colaboración público-privada concreta al efecto de promocionar el emprendimiento.

 

Lo cierto es que hay algunas personas que presentan mayores posibilidades que otras para descubrir y, a continuación, explotar oportunidades de negocio. Seguramente porque se han enfocado a mejorar sus competencias, concepto de moda que engloba el conjunto de conocimientos (“saber hacer”), habilidades (“poder hacer”) y actitudes (“querer hacer”) que, aplicados a una determinada actividad, aseguran su realización y, además, si es en el ámbito emprendedor, especialmente va muy unido a la capacidad de gestión (“hacer hacer”) y a la forma de vivirlo (”ser”).

 

–Competencias clave–

 

En este sentido, tras haber valorado experiencias ajenas y propias, a continuación podemos resaltar algunas competencias clave para emprender:

 

1) Iniciativa: Demostrar vocación y dinamismo que permitan tomar decisiones para el desarrollo de un propósito o empresa.

 

2) Creatividad e innovación: Imaginar ideas y proyectos nuevos que brinden soluciones funcionales diferentes en productos, procesos, mercados…

 

3) Confianza / Autonomía: Tomar decisiones de manera decidida, sin miedo y confiando en uno mismo para arrancar el proyecto cooperando con otros (internos y externos).

 

4) Tenacidad / Perseverancia: Saber afrontar los obstáculos que se pueden interponer en el camino y perseverar (resiliencia).

 

5) Capacidad para afrontar y asumir riesgos: Calcular los riesgos de cada decisión a tomar y, por supuesto, evitar los que sean innecesarios.

 

6) Trabajo en equipo: Aprovechar sus conocimientos y habilidades para perseguir un objetivo común, coordinando para que el resultado final sea sinérgico.

 

7) Capacidad de planificar la acción: Ser anticipador, evaluador, organizado, negociador para lograr objetivos con una programación temporal/ económica.

 

8) Capacidades interpersonales: Establecer contactos y escuchar, aconsejar, concienciar, cooperar y proponer, considerándoles con empatía.

 

9) Capacidad de comunicación: Resaltar con empatía lo sustancial a transmitir/vender y promover puntos de encuentro comunes y escenarios de confianza con clientes, proveedores y personal.

 

10)             Capacidad de liderazgo: Tener conciencia, responsabilidad, dominio, energía y brindar ayuda, confianza, motivación y visión de futuro.

 

En definitiva, los emprendedores son personas dinámicas con iniciativa e inquietud por materializar ideas e impulsar proyectos, con ganas de “buscarse la vida” continuamente y no esperar a que alguien les diga lo que tienen que hacer.

 

Y todo lo anterior, sobre la premisa básica de soñar, porque, como decía Steve Jobs, “Si tú no trabajas por tus sueños, alguien te contratará para que trabajes por los suyos”.

 

 

 

José María Gómez Gras. Director de Innovación y Transferencia. Catedrático de Organización de Empresas, Universidad Miguel Hernández de Elche

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*