Mª Luz Martínez Seijo: ‘La orientación educativa y profesional, base para un futuro laboral’

Por Mª Luz Martínez Seijo. Diputada nacional del Grupo Parlamentario Socialista

Es deseable que nuestros jóvenes reciban una educación lo más completa y ajustada posible a las necesidades de nuestra sociedad. Educación y formación son elementos imprescindibles en el futuro de nuestros jóvenes, que no sólo requieren una formación sólida para poder acceder al mercado laboral, sino también una educación en ciudadanía, en valores democráticos y sociales ejerciendo sus derechos y deberes como ciudadanos responsables en nuestra sociedad.

El sistema educativo español tiene la obligación de dar respuesta a estos dos objetivos a lo largo de la escolarización obligatoria, preparar el camino para que nuestros jóvenes empiecen a tomar decisiones orientadas a su futuro laboral, pero a la vez,  respetando el derecho a la educación y garantizando los principios de igualdad de oportunidades y de equidad.

Nuestro sistema educativo debe ser por tanto permeable al ámbito empresarial y laboral, conectando ambas realidades y generando vías de comunicación y de trabajo en común que deben estar presentes en la vida escolar de los alumnos y alumnas a lo largo de las distintas etapas educativas. En este sentido, la orientación educativa y profesional que se oferte en los centros debe jugar un papel más amplio y tener mayor protagonismo de lo que hasta ahora ha ocupado. El objetivo es claro, orientar más y mejor para que nuestros jóvenes afronten su futuro profesional con una información clara, realista y objetiva y a la vez evitar itinerarios educativo-profesionales erróneos y en muchos casos irreversibles.

–Preocupante paro juvenil—

La orientación juega un papel clave en el futuro y en las expectativas de la mayoría de nuestros jóvenes y puede minimizar elevadas cifras de un preocupante paro juvenil, que se sitúa en el 11% de jóvenes entre 20-24 años y en el 12,7% en los de 25-29 años según datos de la EPA.

También resulta preocupante que nuestro país esté a la cabeza en sobrecualificación, es decir, más trabajadores con empleo inferior a su nivel de estudios. En concreto, el Informe “Inserción laboral de los estudiantes universitarios” realizado por el Ministerio de Educación (2014) indica que el 51’5% de los universitarios sufre sobrecualificación al terminar la carrera, y esta situación queda en un 44’5% a los cuatro años siguientes.

–Formación Profesional–

En relación a la Formación Profesional, se puede afirmar que los trabajadores con titulaciones en estudios de FP son especialmente valorados en el ámbito de las empresas y se encuentran entre los que tienen mejores posibilidades de inserción en el mercado de trabajo. Teniendo en cuenta nuestro tejido empresarial, las pequeñas y medianas empresas (PYME) son el principal motor del crecimiento económico y de la creación de empleo, generando dos tercios del empleo en Europa. Es evidente que las PYMEs necesitan trabajadores cualificados y especializados para ser competitivas.

A pesar de la creciente demanda de titulados en FP (más del 30%), los titulados universitarios siguen capitalizando las ofertas de empleo; cerca del 44% de las ofertas piden de forma expresa entre los requisitos mínimos que los aspirantes tengan un grado o similar (Consultora Adecco, 2014). Una demanda de empleo que debería corresponderse con el porcentaje de titulados en cada enseñanza, la de FP 33% y la de universitarios 22%.

Otra cuestión importante que debe introducirse en este análisis es si nuestro país está abarcando adecuadamente la oferta educativa que realmente requieren nuestros jóvenes y nuestra sociedad. Más allá de cuestionar la suficiencia de la oferta en educación superior, se debe señalar que en FP hay que avanzar en la diversificación y ampliación de su oferta; mejorar su planificación y adecuarla a las distintas realidades existentes en nuestro país, fundamentalmente para no generar diferencias en la igualdad de oportunidades en el acceso a la formación y para garantizar que la oferta educativa esté cada vez más conectada a las demandas reales del mundo laboral y empresarial, tanto para las enseñanzas universitarias como profesionales.

Todos estos antecedentes son necesarios para justificar la necesidad de reforzar y mejorar el modelo de  orientación educativa y profesional en España, que no sólo se centre en los centros educativos, sino que esté conectado con los servicios de empleo de manera permanente, con las entidades locales y  con el tejido empresarial e industrial del entorno de los centros educativos.

La orientación profesional  y educativa se considera una actuación para ayudar en la  elección de la trayectoria profesional y educativa de los estudiantes. En un buen número de países, la orientación es un elemento importante para permanecer en el sistema educativo y obtener las cualificaciones necesarias para tener éxito en la carrera de los estudiantes. Por ello, la Comisión Europea (2014) señala que “los países necesitan sistemas de orientación fuertes y bien desarrollados”.

–Orientación insuficiente–

Diversos estudios indican que cerca del 30% de jóvenes que han acabado sus estudios y el 20% de sus familias opinan que la orientación recibida en los centros educativos es insuficiente, una razónimportante para redirigir los programas de orientación, fundamentalmente la orientación individual al alumnado.

Una explicación para ello puede deberse a la falta de especialización de  los tutores, docentes no especializados en orientación pero responsables de esta tarea, una carencia no sólo española, sino también de diversos países europeos(Comisión Europea, 2014, 95).

Un aspecto relevante relacionado con la orientación de los estudiantes es el desajuste entre la percepción de la profesión para la que estudian y la realidad. Algunos jóvenes comienzan estudios profesionales con una imagen idealizada y construida sobre una profesión que poco tiene que ver con la situación y circunstancias de la profesión; por ello es fundamental que la orientación profesional que se realice sea lo más objetiva posible y cuando esta imagen preconcebida no se ajuste a la realidad, es importante que se produzca una rápida reorientación, antes de que el joven se desmotive y tome decisiones difícilmente reversibles.

Algunas medidas que se llevan a cabo en otros países europeos para reforzar la orientación se basan en adelantar la orientación en el aula en la Educación Primaria. Es el caso de Italia, Dinamarca, Suecia, Finlandia, etc. Otra opción consiste en introducir la orientación como asignatura obligatoria en vez de realizar principalmente la orientación individualizada.

De hecho, cuando la orientación educativa y  profesional se convierte en una asignatura curricular obligatoria, se proporciona sistemáticamente a todos los estudiantes, mientras que si se ofrece exclusivamente por los servicios de orientación de los centros, puede alcanzar sólo a los alumnos con necesidades específicas.

En resumen, la realización de una buena orientación se vincula a un incremento de interés hacia el proceso educativo y a una mayor motivación hacia el estudio para obtener las cualificaciones necesarias y desarrollar una carrera profesional adecuada.

La introducción de la orientación profesional, mostrando distintos modelos de empleos y profesiones, orientando sobre las  diferentes salidas profesionales en función de las opciones de enseñanzas y sus requisitos o  mostrando de manera habitual los datos de inserción laboral, son algunas de las cuestiones que deben trabajarse en la orientación educativa y profesional de nuestro sistema educativo.

Mejorar la orientación implica proporcionar mayor conocimientoy objetividad  para optar a  una formación adecuada que proporcione una salida profesional y laboral más ajustada a las expectativas de nuestros jóvenes.

Referencias:

Adecco, OIE,  Informe OIE sobre jóvenes y mercado laboral.http://www.oie.es/es/estudios/informe-oie-sobre-jovenes-y-mercado-laboral/, Consultado 06/05/2106

INE, Encuesta de Población Activa. http://www.ine.es/dyngs/INEbase/es/operacion.htm?c=Estadistica_C&cid=1254736176918&menu=resultados&idp=1254735976595, Consultado 06/05/2106.

Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.(2014). Inserción laboral de los estudiantes universitarios, http://www.mecd.gob.es/dms/mecd/prensa-mecd/actualidad/2014/10/20141028-insercion-laboral/20141028-insercion-laboral/20141028-insercion-laboral.pdf, Consultado 06/05/2106

Comisión Europea/EACEA/Eurydice/ Cedefop. (2014). Tackling Early Leaving from Education and Training in Europe: Strategies, Policies and Measures. Eurydice and Cedefop Report. Luxembourg: Publications Office of the European Union.

Mª Luz Martínez Seijo es profesora de Educación Secundaria, Doctora en Planificación e Innovación Educativa. Diputada nacional del Grupo Parlamentario Socialista  en la XI Legislatura, portavoz adjunta de la Comisión de Educación.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*