María Amalia Trillo: Estas son las opciones para el ‘Y después, ¿qué?’

Por María Amalia Trillo Holgado. Doctora en Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Córdoba

En este mundo cambiante y competitivo, el hecho de que las empresas tengan que reinventarse continuamente trasciende a sus propios trabajadores. Claro, si los recursos y las capacidades de las entidades empresariales se tornan sus principales ventajas competitivas a la hora de posicionarse y mantenerse en el mercado ¿dónde  se encuentran estos recursos y capacidades?.

 

La respuesta a esta pregunta parece obvia: se trata de las personas, que con su formación actualizada pueden reaccionar ante los retos que el mercado propone.

 

Y, ¿cuáles son los nuevos perfiles laborales? los avances tecnológicos, la demanda de productos y servicios innovadores y la necesidad de abrirse al mercado internacional, están introduciendo nuevas competencias objeto de valoración en los futuros candidatos, tal como la especialización, la capacidad creativa, la flexibilidad y el conocimiento de idiomas, con el bagaje cultural que esto promueve.

Es de interés observar tres casuísticas más una conclusión común a todas ellas, tal como se expresa a continuación en los apartados A a D.

  1. A)     EN EL CASO DE TENER YA UN EMPLEO

Las personas tendrán que tomar decisiones bajo el paraguas de los necesarios mecanismos de descentralización que las grandes empresas y la especialización exigen. Entonces, la idea está clara, es importante considerar el puesto de trabajo asociado a un conjunto de tareas dinámicas que deben llevar a la mejora y actualización continua. Desde esta óptica, no sólo se  estará preparado para el ascenso en la propia empresa, sino también para llevar a cabo ese tipo de tareas en cualquier otra.

  1. B)     SI NO SE TIENE AUN UN EMPLEO

Lo importante radica en tres cuestiones:

–        Saber lo que hay (nuevas tendencias): en este caso habrá que tener idea clara de cuáles son los nuevos perfiles a los que se ha aludido antes. Por ello, resulta relevante participar de los eventos disponibles y recabar información. En internet ya se pueden encontrar muchos recursos: documentos, videos… e, incluso, las guías completas de salidas profesionales.

–        Saber lo que cada uno quiere: a veces cuesta conocerse bien a uno mismo, saber cuáles son los puntos fuertes y débiles personales… y no digamos cuando se trata de conocer las competencias poseídas y relacionadas con los referidos perfiles profesionales.

 

A pesar de ello, tampoco hay que dejar de lado la idea de que es mucho más fácil triunfar en lo que a uno le gusta hacer. Desde que el sicólogo americano Daniel Goleman iniciara la revolución en la difusión de los conocimientos sobre inteligencia emocional, existen las más diversas opciones formativas a este respecto, las cuales revierten en un mejor conocimiento personal y en el desarrollo de competencias.

 

–        Serlo y parecerlo: gestionar la marca personal, desarrollar un plan estratégico propio. Esto llevaría a preguntarse: ¿cuáles son mis objetivos, donde quiero llegar?, ¿cómo voy a llegar allí? y a trazar, por tanto, planes coordinados a corto, medio y largo plazo.

 

  1. C)     SI JUSTAMENTE SE ACABAN DE TERMINAR LOS ESTUDIOS DE GRADO

Es esencial barajar todas las oportunidades disponibles:

–        Seguir estudiando un poco más: con la implantación de los nuevos grados y másteres universitarios, también han surgido cursos asociados a prácticas de empresa, al futuro trabajador se le abre una amplia gama de estudios de nivel alto muy especializados y certificados en calidad. A este respecto, seguir estudiando un máster puede ser una opción de interés; eso sí, es importante la asociación del mismo con una bolsa de prácticas de empresa o de trabajo, a través de las cuales muchos egresados se han incorporado directamente al mundo laboral. En este caso, el campo de visión de la persona se amplía enormemente al objeto de elegir con más afinidad entre las diversas alternativas que se proyectan hacia su futuro.

–        Montar una empresa propia. Existe un amplio abanico de ámbitos sectoriales en los que se puede operar pero, recientemente, están surgiendo muchas oportunidades que se relacionan con el establecimiento de sinergias entre la empresa tradicional y los nuevos negocios emprendedores.

 

Un ejemplo de ello, tal como refleja el periódico económico Expansión, se refiere a las nuevas tecnologías usadas para visualizar los productos en el mercado o hacer estudios propios de mercado, que conllevan las típicas encuestas que, hoy día, llegan a cumplimentarse, incluso, a través del móvil.

 

Por otro lado, actualmente se tiene mucha información concreta y actualizada que abarca todas las posibilidades existentes en este ámbito, con la idea de elegir la forma jurídica más apropiada, considerar previamente las cargas fiscales del proyecto empresarial, realizar un plan de empresa, hacer simulaciones al respecto, etc. Determinadas páginas webs del propio Ministerio de Industria, Energía y Turismo constituyen un buen ejemplo de ello. Están claras las ventajas de desarrollar una empresa propia, si bien la constancia y la capacidad de trabajo quedan probadas hasta el extremo.

 

–        Trabajar por cuenta ajena: este ámbito es aquel en el que se desemboca cuando uno ha reflexionado sobre lo que quiere, se ha formado convenientemente y ha sabido reinventarse adaptándose a los tiempos y a la oferta laboral. La ventaja de una responsabilidad laboral compartida se contrapone a la que ha de ejercer un emprendedor.

–        Oposiciones para funcionario público: esta opción es la más indicada para el que observa su vida desde el prisma de una cierta estabilidad pero, ojo, llegar al final del trayecto puede ser un largo camino por el desierto.

–        Docencia/investigación: para los que presentan gran vocación docente ésta supone una alternativa adecuada y con unas características muy concretas que se pueden resumir en la palabra “méritos” (además de que puede darse el caso de tener que presentarse a una oposición concreta). Hay que trazar un camino,  en el que la formación relacionada con la adaptación pedagógica y la realización de una tesis doctoral resultan factores claves.

  1. D)     EN GENERAL

Es preciso hace alusión a tres concepciones fundamentales:

–        Conviene reiterar la idea de que el mayor triunfo laboral se relaciona con lo que a uno le gusta, quiere hacer y pone firme voluntad para conseguirlo.

–        Es importante enfocarse desde el primer momento para no perder tiempo, no obstante, cualquier proceso de reflexión, aunque no llegue a puerto, habrá merecido la pena.

–        En la era de la globalización, el mercado laboral se extiende por todo el mundo, por lo que se presume la disponibilidad personal para abandonar las propias fronteras.

Se podría terminar este conjunto de  reflexiones adaptando una frase del célebre libro del “Principito” escrito por el escritor francés Antoine de Saint-Exupéry: “las estrellas se iluminan con el fin de que cada uno pueda encontrar la suya”.

 

 

** María Amalia Trillo Holgado. Doctora en Ciencias Económicas y Empresariales. Experiencia laboral en empresas públicas y privadas, así como docente en las Universidades de Córdoba y Cádiz. Actualmente trabaja como Profesora del Área de Organización de Empresas de la Universidad de Córdoba.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*