Antonella Rodogno: "Un turista chino se gasta de media unos 1000€ cada vez que entra en una tienda"

ChineSpain, la startup que ‘achina’ las experiencias turísticas en España

El turista chino, lejos del turismo tradicional de sol y playa, busca compras, gastronomía, actividades de lujo y lugares con historia. ChineSpain es una startup fundada por tres emprendedores, Lorenzo, Emilio y Antonella, que adapta el turismo español a la cultura de los miles de chinos que visitan nuestro país para que se sientan como en casa.

China es ya la primera potencia emisora mundial de turistas. En 2014, llegaron a España casi 300 mil turistas chinos -aún así pocos si los comparamos con Francia o Italia-. Pero la tendencia al alza se plasma en el crecimiento de los dos últimos años que se sitúa entre el 14% y el 18%.

Lorenzo, uno de los tres socios de ChineSpain, estudiaba sinología en la UAM (estudio sobre China), y fue él quien animó a Antonella y Emilio a indagar en la cultura y el mercado chino.

A principios del año pasado, los tres emprendedores se dieron cuenta que el sector turístico en España no estaba siendo explotado de cara a los turistas chinos. Así, comenzaron a idear la manera de agrupar experiencias, adaptarlas a su costumbres e idioma y hacerlas apetecibles para estos asiáticos. De esta manera, los pequeños partners podrían mostrarse a un mercado inmenso como este, y los turistas chinos conocer otra cara de España que hasta ahora no se ha mostrado fuera de nuestras fronteras.

Antonella Rodogno, cofundadora de ChineSpain, nos cuenta cómo nació el proyecto y nos acerca un poco más a esta cultura desconocida para muchos.

ChineSpain nace como un nexo entre China y España. Ofrecéis asesoría y experiencias únicas con atención personalizada para turistas y empresarios chinos.
Antonella, cuéntanos,¿cómo ‘achinais’ el turismo español?

Nuestro ‘achinamiento’, en primera instancia, consiste en contar a nuestros partners, proveedores de experiencias, cómo son los turistas chinos, qué buscan y cómo les gusta ser tratados. En realidad no son muy diferentes a nosotros, pero tienen ciertas peculiaridades que una vez conocidas nos pueden hacer quedar como verdaderos anfitriones con ellos. Después, en cada caso en particular, ayudamos a los establecimientos a adaptarse a ellos de una manera un poco más precisa con traducciones de cartas o cartelería, folletos informativos, detalles en las habitaciones, conocimientos de protocolo, elección de platos acordes a sus gustos, etc.

Además del equipo presente en España, ¿contáis con colaboradores en China?

Tenemos compañeros que han colaborado con nosotros en España y ahora trabajan desde China, así como contamos con colaboraciones con otras empresas hispano-chinas con presencia también allí.

¿Por qué crees que España no está adaptada a recibir a los turistas chinos?

En España siempre nos hemos dirigido a un turista de sol y playa que si bien nos ha servido, y mucho, durante todos estos años, no nos ha permitido mostrar la otra cara de nuestro país, otras ciudades y experiencias maravillosas con las que contamos y que no estaban explotándose. Es por esto por lo que no existe prácticamente oferta adaptada al gusto chino, un turista que no busca sol y playa, que comienza a visitar Europa de una manera más relajada en busca de experiencias.

¿Qué buscan los chinos en sus vacaciones?

Buscan experiencias diferentes y con historia. Algo muy exclusivo que contar al volver a casa, porque eso es lo que hacen, contar todo lo que visitan y descubren. Es una manera de sentirse un poco occidentales.

¿Qué es lo más apetecible para ellos?

Las compras (más aún si les ofrecemos descuentos), las rutas gastronómicas y de vinos, las actividades de lujo donde mostrar su status social a otros (coches de lujo, paseos en barco, atención exclusiva para ellos…), pero también las visitas a típicos lugares históricos españoles donde les cuenten un relato sobre ese lugar, edificio o sobre la familia que vivía allí. Son gente de muchas tradiciones y de total respeto hacia sus mayores y las historias las escuchan admirados, sin parar de preguntar detalles que probablemente nosotros hayamos pasado por alto.

¿Cuánto gasta un turista chino en España?

Se gastan 4 veces más que los turistas que recibimos, de media unos 1000€ cada vez que entran en una tienda, sin contar lo que dejan en alojamiento, comida, etc. Si además encuentraran aquí experiencias exclusivas creadas y adaptadas especialmente para ellos, sin duda el gasto crecería más aún.

¿En otros países europeos están más adaptados?

Sin duda existen otros países europeos que han corrido más que nosotros como Francia o Italia, donde han sabido mostrar la exclusiva marca del país, hacerla fuerte y mostrarla al turista chino independiente que ya inunda las calles parisinas o milanesas, comprando y gastando miles de euros.

¿Pensáis expandir este modelo de negocio a otros países con culturas diferentes?

Nuestra intención es afianzarnos como marca de referencia para el turista chino independiente que quiera visitar España. Pero este mismo modelo podemos aplicarlo a turistas árabes, indios, etc. La oferta para ellos también existe en España, sin duda. Existe además la opción de exportar Chinespain como tal a otros países de Sudamérica o Europa que también quieran ‘achinarse’.

¿Cómo describirías a una persona china en el trabajo y como turista?

Los chinos con los que trabajamos son amables, muy trabajadores y profesionales, pero exigen también eso por nuestra parte. Con respecto a los clientes chinos son muy exigentes, gente muy respetuosa, pero organizadas y metódicas y, evidentemente, eso es lo que también esperan del otro. Son detallistas y cercanos si nos ganamos su confianza, y fieles si descubren que uno se desvive por hacerles sentir como en casa.

¿Crees que es el turismo chino es una oportunidad del mercado para emprender?

Lo es sin duda, pero siempre y cuando se sepa a qué mercado nos dirigimos y conozcamos su cultura. Emprender a la aventura en este caso, sin contar con ellos o sin tener conocimiento de cómo son, es una locura. No funcionaría. Pero es un nicho aun por explotar, muy reciente y donde tienen cabida todo tipo de empresas y colaboraciones.

¿Qué consejo le darías a las personas que piensan emprender en contacto con una cultura tan diferente como la china?

Conocimiento de la cultura hacia la que se dirigen por encima de todo y paciencia. Trabajar con culturas tan diferentes no es fácil, hay choques constantes. Por ello, el conocimiento les dará un plus que otros no tienen, no solo para ser más asertivos con los turistas sino también para saber sobrellevar, a diario, los cambios, las exigencias, las quejas y los halagos, por supuesto.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*